jueves, 20 de noviembre de 2014

¿Qué es la felicidad?

"La felicidad es solamente la ausencia del dolor"
Arthur Schopenhauer
La felicidad, no es más que ese concepto abstracto que todos poseemos de serie, y que viene a ser como la zanahoria al burro. Nos empuja a diario a hacer todo lo que la naturaleza "quiere".
Miremos la pirámide de Maslow: la felicidad ideal que siempre tenemos en mente, es el equivalente a tener resuelto a la vez todos los escalones de las necesidades humanas, y además, por un tiempo continuado...y eso es algo absurdo. No es posible suplir todas las necesidades, y mucho menos por un tiempo ilimitado. E incluso en el hipotético caso de tener más o menos todos los niveles de la pirámide cubiertos, todavía quedaría un nivel más que no aparece: superar el tedio o hastío.

Pirámide de Maslow de las necesidades humanas

Cuando se tiene todo, es el momento en que más fácilmente se ve el engaño de la zanahoria. Es cuando tomamos conciencia de nuestro vacío existencial. Ese aburrimiento padecido, es el reconocimiento espontáneo del absurdo de nuestra vida: ¡somos marionetas dentro de una estúpida obra de teatro! 
En principio, venimos de serie con todas estas necesidades. Y, por otra parte, venimos equipados con un sistema bioquímico de premios y castigos. Si actuamos en favor de las necesidades humanas y conseguimos objetivos: premio (se librearan dopaminas). Si no actúas en favor de los intereses naturales (o si fracasas en el intento): castigo (dolor físico o mental).
Es decir; la naturaleza "necesita" la supervivencia y la reproducción, y ha creado un completo sistema acorde a sus necesidades. Nos muestra la zanahoria y, con esa promesa, nos empuja tras la captura de un ilusorio cese del dolor. Y sólo en el momento que alcanzamos la zanahoria (al satisfacer una necesidad), somos testigos de la artimaña (en un fugaz instante revelador): ¡hemos sido victimas de un chantaje! Pero inmediatamente, una nueva necesidad aparece, y olvidamos ese cruel engaño pasado, tras la pista del nuevo señuelo. Y así vivimos en un continuo bucle, persiguiendo un fantasma utópico, una vez tras otra, hasta que caemos muertos en la tumba.
Cada día, al igual que Sísifo, nos vemos obligados a subir una pesada carga; pero no a la cima de una montaña, sino a la cima de una pirámide: la pirámide de Maslow.
Un saludo.
Edito para añadir un pequeño debate sobre este asunto que he mantenido en facebook con una amiga:
  • Pilar P Castiñeira (Se te ha enquistao el hastio Samuel....). Si hay sufrimiento mejor estar muerto. Lo tengo claro. Pero si no lo hay...
    36 min · Me gusta
  • Pilar P Castiñeira nuestro objetivo como seres humanos deberia ser erradicar en lo medida de lo posible el sufrimiento, no fomentarlo (que es lo que estupida y paradojicamente hacemos)
    31 min · Editado · Me gusta
  • Samuel Pilar P Castiñeira, no es enquistamiento. A ver si consigues entender mi postura bien:

    El mundo es sufrimiento. Y es sufrimiento porque tenemos de fábrica un sistema neuroendocrino que nos castiga en cuanto no satisfacemos las necesidades que la evolu
    ción ha dictado (incluso intentarlo y fracasar es motivo de dolor). 

    Las necesidades que debemos obligatoriamente suplir (so pena de padecer dolor y sufrimiento) son infinitas: literalmente. No importa cuanto te afanes, siempre aparecen nuevas necesidades (humanas) que satisfacer (observa la pirámide de Maslow). TODOS los días hay que empezar a subir la pirámide desde que abrimos los ojos al despertar.

    Tenemos pues infinitas necesidades, las cuales deseamos y necesitamos satisfacer. En cuanto una de ellas no pueda ser satisfecha, el dolor y el sufrimiento hace acto de presencia. Luego, no importa cuanto pretenda el hombre mejorar, esa pirámide siempre estará ahí, junto con su penalización asociada en caso de fracaso.

    El mundo es por lo tanto mayormente dolor y sufrimiento, y esa ilusoria idea que todos tenemos de felicidad, no es más que nuestro deseo imperioso de librarnos de esta absurda pantomima que es la vida. Como dice Schopenhauer: "la felicidad es la ausencia de dolor",y de ahí viene su utópica esencia: no es posible liberarse por completo del dolor, ergo no es posible ser feliz.

    Un saludo, amiga mía.
    Hace un momento · Me gusta