sábado, 18 de julio de 2015

¡Que no te vendan la moto! Volar NO es más seguro que ir en coche

"Sólo creo en las estadísticas que he falsificado personalmente" (Winston Churchill) 

Introducción.

Lo habrás oído miles de veces, y probablemente te lo habrás creído sin molestarte en comprobarlo, pero es falso: volar NO es más seguro que ir en coche.

¿Y dónde está entonces el truco de tan famosa expresión? Pues sencillamente en los intereses que hay tras la industria aeronáutica. Ellos son los principales difusores de la supuesta seguridad aérea, y basan su propuesta en una triquiñuela estadística: contar el número de accidentes en relación a la distancia recorrida, en lugar de la manera más obvia de actuar, que sería tener en cuenta el número de accidentes en relación al número de vuelos totales. Así lo hacen, por ejemplo, las compañías de seguro, a las que no les conviene dejarse engatusar. El resultado es completamente distinto del tradicionalmente aceptado.

Llevo un tiempo estudiando un interesante libro de mecánica estadística y termodinámica, y en uno de los primero capítulos, se hace una profunda revisión del concepto de probabilidad. En dicho capítulo viene a cuenta, precisamente, este asunto de la probabilidad de morir en un accidente aéreo, y de ahí que esté escribiendo esta entrada. Creo que os puede interesar.

El libro en concreto es Statistical and Thermal Physics: With Computer Applications, de Harvey Gould. Y el recomendable capítulo donde se hace un repaso a fondo del concepto de probabilidad es el segundo. Por cierto que si a alguien le interesa el libro, se lo puedo pasar en formato PDF, vale con que me deje un comentario con el correo electrónico.

Este libro viene, además, con ejemplos prácticos en forma de simulaciones informáticas para cada tema tratado, y además incluye el código fuente de esos programas. De hecho, fue parte del código fuente de uno de estos ejemplos, el que me sirvió para conseguir simular el sistema Lennard-Jones con el que conseguí una evidencia a favor de la tesis fundamental del físico Jeremy England.

Hagamos las cosas bien.

Vamos a estudiar, por lo tanto, el asunto de la seguridad aérea desde un punto de vista más sensato que el de calcular la probabilidad según el número de kilómetros recorridos. Vamos a hacerlo, pues, según el número total de desplazamientos en cada medio de transporte.

Para este cálculo, vamos a partir de los datos estadísticos de desastres aéreos ofrecidos por la web http://www.baaa-acro.com/. Para facilitar los cálculos, sólo tendremos en cuenta los resultados de los últimos cinco años. Estos son los datos:

Añomuertes # de accidentes
20141,328120
2013453 137
2012800 155
2011828 154
20101,130 162

En lo que va de 2015 (medio año aproximadamente), los datos dicen que por ahora, se han producido 47 accidentes con 441 muertos. La media de accidentes con víctimas mortales de los últimos 5 años está en 145,6, por lo que es de esperar que aún queden más de 50 accidentes aéreos por ocurrir este año. Y la media de muertes en avión desde el 2010 está en 907,8 muertes al año, por lo que es de esperar que aún mueran otras 500 personas este años.

El número medio de viajes en avión en todo mundo durante estos 5 años, fue de sobre 30 millones de desplazamientos al año:



La probabilidad, por tanto, de sufrir un accidente con víctimas mortales es de:

Pa = 145,6 / 30 millones = 0.000004853 = 4.8x10^-6 (que concuerda con lo dicho en el libro de Harvey Gould, página 106). Es decir, tienes una probabilidad entre 5 millones de sufrir un accidente con víctimas.

Por otra parte, en el 2010 ocurrieron 1,240,000 muertes en accidentes de tráfico con víctimas mortales (fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_traffic-related_death_rate). Vamos a usar ese valor como aproximación a la media de accidentes con víctimas mortales en coche en los últimos 5 años.

El problema, sin embargo, es estimar el número total de viajes al año en coche. Este dato es complicado de obtener, al contrario del caso del avión, que está muy bien documentado. Por lo tanto, vamos a tener que estimar lo mejor posible este valor:

En la actualidad, se estima que existen sobre 1,200 millones de vehículos en el mundo. Para tirar a la baja, vamos a suponer que todos esos vehículos se usan, de media, 30 veces al mes (1 vez al día), lo que da un total de 36,000 millones de viajes al mes = 432,000 millones de desplazamientos al año en coche en todo el mundo.

Así pues, la probabilidad de sufrir un accidente con víctimas mortales en coche es de:

Pc = 1,240,000 / 432,000,000,000 = 0.0000029 = 2.9x10^-6 ¡Menor que la probabilidad de sufrir un accidente con víctimas en avión!

Afinando el resultado.

Por lo tanto, aún tirando a la baja en el número de desplazamientos diarios por coche (puesto que normalmente los coches se usan de media más de una vez al día), ¡resulta que verse envuelto en un accidente con víctimas mortales es menor en coche que en avión!

Pero aún se puede afinar más este dato teniendo en cuenta el hecho de que la media de muertes por accidentes en coche está desviada en gran medida por los países en vías de desarrollo, donde la seguridad vial es casi inexistente, o muy deficiente. En China, por ejemplo, el número de muertos en coche es de 275,983; mientras que en Estados Unidos es de 36,166 a pesar de que tienen mayor volumen de desplazamientos anuales. En España el número de muertos es de sólo 1,680.

Tomando el caso de España, por ejemplo, la probabilidad de verse envuelto en un accidente de tráfico con víctimas mortales es la siguiente:

Se calcula que en España hay sobre 30 millones de vehículos, por lo que de nuevo, si estimamos un único uso diario, nos da una media de 900 millones de desplazamientos al mes = 10,800 millones de desplazamientos al año.

Por lo tanto, PcE = 1,680 / 10,800,000,000 = 1.5x10^-7 = 0.00000015 ¡Un orden de magnitud por debajo de la probabilidad de morir en avión!

Conclusión.

Si tenemos en cuenta el número de desplazamientos totales (y no el número de kilómetros o millas recorridas) en relación al número de muertos, resulta que hemos visto que, a nivel general, el coche es MÁS seguro que el avión por un pequeño margen de diferencia (aprox. 0,000001953). Esa diferencia no es representativa, y puede deberse a errores en los datos usados para el número de desplazamientos totales en coche, puesto que no están bien documentados. Sin embargo, el hecho innegable es que viajar en avión se ve claramente que NO es más seguro que viajar en coche (o si lo es, la diferencia es minúscula).

Por otra parte, y a un nivel particular de países con una seguridad vial regulada y eficiente, el resultado sí es definitivo: ¡Volar es más peligroso que ir en coche por una diferencia de, al menos (como en el caso de España), un grado de magnitud!

El origen de la falsa ilusión en la seguridad aérea.

Entonces, ¿por qué nos parece a simple vista que el avión es más seguro? Simplemente se trata de una ilusión. Una ilusión de percepción que se debe al mucho menor número de desplazamientos ocurridos en avión, respecto a los desplazamientos en coche. Para verlo con números tengamos en cuenta lo siguiente:

Con 30 millones de desplazamientos en avión, hemos visto que mueren al año de media sobre 900 personas. También hemos visto que, aproximadamente, se producen en coche al año 432,000 millones de desplazamientos. Por una regla de tres simple, si el número de desplazamientos en avión fuese de 432 mil millones en lugar de sólo 30 millones, ¡morirían en avión alrededor de 12 millones de personas! Mucho más del millón y pico de personas que mueren en coche en ese mismo número de desplazamientos. Se ve así más claro que desplazarse en coche es más seguro. ¿verdad? ;)