sábado, 11 de julio de 2015

Y Grecia se baja los pantalones...o como el capital domina el mundo


Después de todo, todo ha sido nada, 
a pesar de que un día lo fue todo. 
Después de nada, o después de todo 
supe que todo no era más que nada.

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!». 
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!». 
Ahora sé que la nada lo era todo, 
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada. 
(Era ilusión lo que creía todo 
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada 
si más nada será, después de todo, 
después de tanto todo para nada.
(José Hierro)

Introducción.

Como diría el poeta, José Hierro: "después de todo, todo ha sido nada". Grecia finalmente terminó de hacer teatro y confirmó lo evidente; lo que ya se veía desde un principio: que una vez que te dejas embaucar por el capital, ya no hay escapatoria.

En el momento en que se abre la puerta al flujo de capital externo para financiar un bienestar social forzado por la globalización; pero que no se puede crear ni mantener exclusivamente por la producción interna propia de un país, se está aceptando implícitamente un contrato de usura. Siendo luego el hecho conjunto de que el capital prestado requiera intereses y que la población jamás acepta por sí misma un descenso en el bienestar alcanzado, lo que hacen que cada vez la deuda aumente más con lo que el proceso de usura continúa a sus anchas. Llegado el momento, el capital interno que produce el país ya no es suficiente para financiar el tan deseado bienestar social, y al mismo tiempo pagar los intereses de la cada vez mayor deuda contraída; situación que lleva a lo que se conoce como "rescate financiero".


Explicación ortodoxa para el "rescate".

La explicación que todos conocemos, y que nos quieren hacer, es la siguiente:
El "rescate financiero" se produce porque nadie quiere perder las mejoras sociales alcanzadas. El hombre es un animal de costumbres, y nos encanta la comodidad media lograda en la sociedad occidental en las últimas décadas. Pero resulta que si el bienestar se debe mantener obligatoriamente, el capital necesario no baja (sino que sube), por lo que hay que seguir pidiendo más dinero al mercado con el que financiarlo todo. Sin embargo, resulta que el mercado es consciente del producto interior bruto del país que pide, y solicitará más interés cuanto mayor sea el riesgo de que no te vayan a devolver lo prestado...más los intereses. Cuando la deuda supera cierto punto, ya no es sostenible, por lo que hay que "ayudar" al país deudor, "enseñándole" cómo debe arreglar su economía y política interna para que pueda seguir pidiendo más dinero para mantener su sociedad tal cual.

Explicación alternativa.

Como a la teoría ortodoxa poco hay que añadir, y nos acribillan a diario con su cantinela en los medios de comunicación, voy a centrarme en detallar a continuación una teoría alternativa:

La primera parte de la explicación ortodoxa es innegable. Una vez que se comienza a realizar mejoras sociales con capital externo (o interno), la naturaleza humana hace que nadie vaya a permitir, sin luchar, que le restrinjan el bienestar al que ya están acostumbrado. Sin embargo, cuando el capital utilizado para lograr ese nivel social es mayoritariamente externo, ocurre que el mercado no va a financiar nada, si no es a cambio de recuperar lo prestado más un interés prometido (siendo ésto también reflejo de la naturaleza humana, y su maquillado altruismo recíproco).

Cualquier país que dependa irremediablemente del mercado externo para mantener su estatus social se puede dar literalmente por conquistado. Veamos a qué me refiero con esto:

Una guerra moderna.

Hoy día, existen dos tipos diferenciados de agresión entre países. Por un lado, tenemos la agresión tradicional que denominamos contienda militar, y que se libra ya fundamentalmente en aquellos lugares del planeta más desfavorecidos. Por otro lado, existe otro tipo de agresión, que por su novedad muchos aún ni siquiera lo toman como tal, pero que sin duda lo es, y será más evidente en el futuro: se trata de una agresión que toma la forma de chantaje y extorsión. La extorsión es sin duda un modo de dominar y someter a una persona o colectivo, y es clara muestra de lo ocurrido en Grecia en los últimos tiempo (y en otros países "rescatados" anteriormente). Grecia acaba de ser agredida por los países y las instituciones que tienen y acaparan un mayor capital.

Ayer mismo charlaba con un buen amigo de este tema, y me chocaba que no entendiera del todo el hecho de que actualmente hay una guerra abierta en el mundo; pero que es una guerra que no se salda con bombas físicas, sino con extorsión y amenazas. Realmente, y aunque suene exagerado, hay una equivalencia muy marcada entre la agresión del nacismo de Hitler contra Grecia, y la actual agresión de Alemania contra este mismo país. En ambos casos el objetivo es el mismo: dominar y someter al contrario, y, por supuesto, conseguir acaparar los recursos del otro.

Evolución social.

Este nuevo modo de agresión ente países tiene su origen en el desarrollo de las armas de destrucción masiva. La aniquilación mutua asegurada deja obsoleta la vieja estrategia de agresión física directa para robar los recursos al prójimo, y ha sido necesaria la aparición de una nueva estrategia para conseguir acaparar recursos ajenos de un modo más velado y socarrón. El objetivo es el de siempre, pero la metodología ha evolucionado, y todos los países han entrado en la contienda: el proceso de globalización fue una soterrada declaración de guerra mundial.

Y como en otras guerras a gran escala, en la contienda se ven implicados casi todos los países y habitantes, y como siempre pasa en este tipo de situaciones, siempre hay unos que van ganando y otros que van perdiendo. Los que ganan en esta tercera guerra mundial, son aquellos que más producen; puesto que esa producción les permite financiar su propio bienestar, al mismo tiempo que le asegura un exceso de capital para poder repartir sobre los demás implicados: proceso que marca la capacidad de dominio de dicho país. Los que pierden, son los que no son capaces de autofinanciar su sociedad sin ayuda externa. Cuanto más dinero externo necesite un país, más dominado y sometido se encuentra.

Es importante hacer notar de nuevo, que lo que mantiene y hace posible este nuevo tipo de "guerra" encubierta, es la propia naturaleza humana, incapaz de admitir de forma voluntaria una disminución drástica en su bienestar social.

Metodología de la extorsión.

El modo en que se agrede en este conflicto de intereses se esquematiza del siguiente modo:

El país que produce menos de lo necesario para mantener el nivel social medio (globalizado) pide más y más capital externo conforme pasa el tiempo. Y aún sin ser del todo conscientes de ello, durante esos años se están atando la soga al cuello, en parte debido a que la propia población de dicho país no para de pedir más y más bienestar comparándose con otras sociedades (los medios de comunicación tienen un gran papel en el asunto). Durante este proceso, el país se compromete a devolver lo que le han prestado más un interés (variable). Sin embargo, más tarde que pronto, la producción interior del país es incapaz de dar cuenta de los pagos de la deuda contraída y de mantener al mismo tiempo el nivel social. El círculo se ha cerrado, dicho país ha sido derrotado y conquistado por el prestamista mayoritario: el nombre técnico con que se denomina a este asalto final es (irónicamente) "rescate".

Actuación tras la conquista.

Una vez dominado, el país pierde la libertad para actuar en su política interna con soltura. Cada acción importante debe ser revisada por el imperio dominante; cuando no resulta directamente sometido a acatar órdenes por ese adversario despótico. Llegados a este punto, ya no es importante la política interna adoptada por el país vencido, porque sea cual sea el partido votado por la población, éste no va a disponer del poder necesario para realizar políticas que no sean acordes con los designios del país (o países) asaltantes. Es similar a lo que ocurría tradicionalmente con la ocupación militar: el gobierno del país intervenido es siempre un mero títere.

Grecia es un escenario ideal para constatar empíricamente todo lo dicho: ha sido vencida mayormente por Alemania, y es Alemania la que determina ahora la política interna del país Heleno siempre en favor de sus propios intereses. Y no hay nada que Grecia pueda hacer ante el chantaje y la amenaza: si quiere mantener gran parte del nivel social logrado (y seguir equiparado al nivel medio de Occidente), debe ajustarse en lo necesario para poder rendir tributo a su conquistador. Ese es precisamente el chantaje: "yo te presto el nuevo capital que tanto necesitas para que puedas mantener tu nivel social en la media, pero a cambio, tú vas a acatar mis órdenes sin rechistar". Y esas órdenes van a ir siempre encaminadas a que el país dominado, mediante pequeñas reformas, vaya a ser capaz de devolver lo prestado...más el interés añadido. ¡Ese es el expolio imperial del siglo XXI!

Además; una vez se ha caído en la trampa y te han dominado, ya no es posible salir sin romper la baraja. Pero, como ya hemos dicho, no es posible romper la baraja, porque ningún pueblo va a aceptar por voluntad propia perder los privilegios sociales (medios) alcanzados por el mundo globalizado. El referéndum de Grecia ha sido una especie de intentona de rebelión contra el sistema, pero ha sido rápidamente sofocada, puesto que es evidente (incluso por los votantes del "NO"), que no es posible no pagar (rendir tributo), y al mismo tiempo mantener el bienestar (Alemania se encargó de hacer notar este punto forzando el "corralito"). Por lo tanto, terminado el teatrillo de rebelión, se acabó, por supuesto, claudicando ante el capital: el chantaje es ineludible.

El partido de Alexis Tsipras, siendo en teoría de extrema izquierda, simplemente ha terminado haciendo política y recortes de derecha. No ha sido por voluntad propia, ni mucho menos: simplemente resulta que no tiene poder de decisión en su propio país, puesto que su país ya no es soberano a pesar de las apariencias. Después de más de medio siglo, Alemania ha vuelto a conquistar Grecia, y esta vez, parece que para quedarse mucho más tiempo.

Edito: 13/07/2015
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hoy acaba de aparecer esta noticia en la portada de el diario El Mundohttp://www.elmundo.es/economia/2015/07/13/55a2d87e46163f7e088b4578.html

En ella se explica como el Eurogrupo (en realidad los acreedores mayoritarios, por no decir Alemania a secas), ¡pide a Grecia que transfiera 50.000 millones en activos públicos a un fondo en Luxemburgo si quieren otro "rescate"! Ni queriendo me dan más la razón a lo dicho en este artículo. Van a expoliar a Grecia a base de bien; ya ni se molestan en hacer chantaje velado, lo publican a los cuatro vientos y sin vergüenza alguna...

Edito: 15/07/2015
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Aprovecho parte del contenido de un comentario para hacer un resumen esquemático de la hipótesis propuesta en esta entrada:

1) Siguiendo a Carlos Castrodeza, yo creo que vivimos en un mundo en el que no hay para todos de lo que todos queremos.
2) La naturaleza humana ansía acaparar recursos para sí mismo y para los suyos (propuesta del gen egoísta).
3) La historia del hombre, desde sus inicios, está basada en un delicado equilibrio entre agresión y cooperación para proceder con el reparto de los escasos recursos que todos quieren.
4) Hasta hace bien poco, la agresión en la lucha por los recursos era física (peleas, robos, etc. a nivel personal, y mediante la guerra a un nivel social más amplio), y el reparto mediante la cooperación era cosa de la economía entre "amigos".
5) Sin embargo, la guerra militar abierta ha dejado de ser una estrategia útil a gran escala en Occidente para acaparar los recursos del otro, a partir principalmente del desarrollo de las armas nucleares que garantizan la aniquilación mutua.
6) Ante la imposibilidad de robar recursos por la fuerza, yo personalmente creo que ha evolucionado otro tipo de agresión social para conseguir este fin. Dicha agresión pienso que se basa precisamente en la globalización de los mercados, y en la posibilidad de utilizar los excedentes del capital propio, para lograr acaparar los recursos propios de los otros con el reparto indiscriminado del excedente a todo el que lo pida (en un principio se acapara lo de los demás mediante los "intereses", y más tarde, una vez "rescatado" el país, medainte un expolio más explícito). Porque, sin duda, los "intereses" pedidos por el excedente propio, constituyen los recursos propios que se van a quitar, literalmente, al otro por nuestra "ayuda".
7) Creo además, que la naturaleza humana empuja a la constante petición de capital externo cuando no se dispone del suficiente capital propio para conseguir lo mismo que los otros tienen: nadie quiere ser menos que su vecino, y todos quieren para sus hijos lo mejor (siendo los medios de comunicación los encargados a diario de difundir qué es eso que los demás tienen para incitar al que no lo tiene a conseguirlo).
8) En este escenario, el que más y mejor produce, y el que más excedentes tiene, posee sin duda una posición dominante sobre los demás. Y es esa superioridad la que en mi opinión lleva (naturaleza humana mediante), a avasallar y expoliar al más débil (siempre ha sido así, a todos los niveles).

Conclusión personal:

Creo que la globalización del mercado financiero constituye una herramienta de agresión humana más; agresión con la cual es posible someter al más débil mediante la extorsión y el engaño. Y lo ocurrido estos días en Grecia, creo que constituye una prueba a favor de mi hipótesis. Ha quedado más claro que nunca (en mi opinión), que cuando se "rescata" a un país, no se trata de "ayuda", sino de saqueo indiscriminado. Grecia, en este sentido, creo que ha sido conquistada (con la pérdida de la poca soberanía que le quedaba), dominada, y obligada a capitular por el prestamista mayoritario (que en este caso concreto es Alemania). La agresión ha sido consumada.

Edito: 22/08/2015
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ya se aprobó el tercer rescate, y ya se hizo patente todo lo que llevo hablando en esta entrada: han comenzado las "privatizaciones". Privatizaciones, que no son otra cosa que el hecho de que empresas griegas, pasan a ser privadas y adquiridas por empresas alemanas (o de otro gran acreedor). Se ha consumado el expolio. Además, ya se sabe que más del 70% del dinero prestado se debe destinar a "pagar" la deuda pendiente del país, que es lo mismo que decir que se debe destinar al auto-cobro de los intereses de la deuda previa por parte de los acreedores.

Y es increíble que los medios no se hagan más eco del hecho de que estas pretendidas "privatizaciones" suponen un "robo legal" del patrimonio y los recursos griegos por manos extranjeras. Baste nombrar, a modo de ejemplo, como una empresa alemana se acaba de quedar con los 14 aeropuertos griegos. En este enlace podéis ver el resto de "privatizaciones": http://www.sven-giegold.de/wp-content/uploads/2015/08/Privatisation-Programme.pdf

Ahora sí, Grecia ha capitulado, y sus recursos han sido expoliados.