sábado, 26 de diciembre de 2015

¿Por qué se suicida la gente?


No voy a entrar en este artículo sobre las causas psicológicas que pueden llevar a las personas al suicidio, entre otras cosas porque es un tema controvertido y en realidad aún poco claro. Por contra, voy a centrarme en intentar dilucidar lo que se podría entender como las posibles causas fisiológicas que podrían permitir esta auto-lesión, que va directamente en contra nuestro instinto directo de conservación.

En este sentido, me voy a basar en mi argumentación completamente en el trabajo de Denys de Catanzaro, un investigador de la Universidad McMaster, en Canadá. El trabajo en concreto es el siguiente: http://www.ehbonline.org/article/0162-3095(91)90010-N/abstract, y podéis descargar el paper de un modo gratuito desde aquí.

Incluso antes de leer este trabajo, ya tenía preconcebida la siguiente hipótesis sobre el asunto:

¿Podría ser el suicidio un acto programado evolutivamente al estilo de la apoptosis celular? Es decir; que sea un mecanismo instalado a priori por el proceso evolutivo, el cual se "active" de modo autónomo cuando un organismo (en este caso un hombre) se "sienta" (no necesariamente de un modo racional) perjudicial para los fines evolutivos.

Y fue tras leer este fenomenal (como siempre) artículo en el blog Evolución y Neurociencias, cuando Pitiklinov me recomendó leer el trabajo de De Catanzaro, que finalmente resulta ir muy en la línea de esa hipótesis de partida que llevaba tiempo rumiando.

Voy a continuación a hacer un pequeño comentario de divulgación sobre este importante (en mi opinión) trabajo de investigación, pero para que podáis entender bien a fondo de lo que hablo, sería muy recomendable que leyeseis primero por vosotros mismos el trabajo.

Pues bien. Ciertamente, y tal y como explica De Catanzaro, sería muy sencillo desde una perspectiva evolucionista, que una serie de circuitos neuronales (instintivos) hayan aparecido para favorecer con su función: primero, una auto-interpretación de calidad (a partir de diversos inputs externos) de la capacidad efectiva del soma para favorecer la perpetuación de su línea germinal, y segundo: actuar cuando esta auto-interpretación sea muy negativa para inhibir por un lado el instinto de auto-conservación, y por otro incrementar la capacidad de auto-lesión (o auto-destrucción). Todo esto, que así dicho de prisa puede sonar complejo, es lo tratado extensamente en el paper a partir de un modelo matemático muy simple y claro.

No voy a entrar a explicar aquí a fondo este modelo, porque para eso os enlazo el trabajo original ;), pero sí quiero indicar brevemente, que todo el modelo se basa en el hecho de que es factible que ciertos organismos multicelulares dispongan de circuitos (heurísticos) neuronales capaces de estar atentos a lo óptimo que es el soma del individuo para favorecer los fines evolutivos de perpetuación, y que, en caso de que el individuo en cuestión no aporte nada directamente (capacidad residual de procreación casi nula) y de que tampoco lo haga indirectamente (mediante el cuidado y ayuda efectivo de seres con un parentesco lo suficientemente cercano), este heurístico "salte" y modifique ("intencionadamente") los niveles de ciertos neurotransmisores de modo que se facilite bastante la capacidad de auto-destrucción del organismo en cuestión (llegando incluso al suicidio).

Y es de destacar, por otra parte, la evidente equivalencia entre este modelo de De Catanzaro (que se basa en una ecuación fácilmente implementable, por cierto, en una red neuronal) y el modo en que ciertas células de un organismo multicelular realizan el proceso natural de apoptosis. Cuando una célula perjudica más que favorece al conjunto del cuerpo (que se puede entender como una sociedad cooperativa de células), este mecanismo automático de apoptosis se pone en marcha favoreciendo la auto-destrucción de la misma, y del mismo modo, es muy posible que cuando un soma completo "interprete" que perjudica más que favorece (resultado negativo en la ecuación del modelo de De Catanzaro) es lógico pensar que la evolución haya preparado un mecanismo similar que favorezca que ese soma completo (y no sólo ya una pequeña parte de él) también desaparezca cuanto antes. El modo en que tales heurísticos podrían evolucionar sería muy parecido al modo en que ciertos mecanismos reflejos lo hacen (como, por ejemplo; las "pequeñas" redes neuronales encargadas del movimiento reflejo que nos hacen apartar la mano de objetos muy calientes). Por lo tanto, este trabajo se correlaciona bastante bien con la hipótesis intuitiva que os comenté que ya tenía preconcebida, y de hecho, me ha hecho reafirmarme en mi creencia personal de que el suicidio (los actos de auto-destrucción personal, en general) pueden tener una base fisiológica muy fuerte y directa.

Es esta una perspectiva poco agradable para nosotros como personas, pero es una teoría muy interesante y viable biológicamente, la cual no es para nada descartable sin más  (insisto una vez más en lo sencillo que sería que una pequeña red neuronal se encargara en nuestro cerebro de calcular una ecuación similar a la del modelo propuesto, y de que cuando el resultado de su proceso fuese "negativo", se favoreciese una modificación en las sinapsis adecuadas para desencadenar un proceso de depresión y tendencia a la auto-destrucción).

Es más, quizás algún día (no necesariamente muy lejano) lleguemos a descubrir varias de tales redes impulsoras de comportamientos de auto-lesión conforme conozcamos mejor la tarea de todas esas pequeñas redes neuronales que poseen funciones propias y bien diferenciadas. Y por lo tanto, es bastante plausible que en algún momento comprendamos fisiológicamente el modo en que se desencadena un acto tan contraintuitivo como el del suicidio (al menos, tan bien como comprendemos el modo en que se desencadena la apoptosis celular).

----------------------
Edito. 22/01/2016

Acaba de salir un estudio muy actual que viene a reforzar todo lo dicho en esta entrada. En concreto se trata de este paper de Joiner, T. E., Hom, M. A., Hagan, C. R., Silva, C. titulado "Suicide as a Derangement of the Self-Sacrificial Aspect of Eusociality", y publicado en la Psychological Review (2016). DOI: 10.1037/rev0000020.

Este estudio de la Florida State University de EEUU viene a decir que las muertes por suicidio podrían compartir, en parte, su origen en la práctica del autosacrificio de los animales eusociales (entre los que se encuentra el hombre).