miércoles, 12 de octubre de 2016

Diseño inteligente (III)

En el magnífico blog de divulgación científica "Cuentos Cuánticos", hoy han tocado el tema de la Realidad simulada.

Nick Bostrom
En la entrada que os comento de ese blog, se han basado fundamentalmente en el trabajo de Nick Bostrom, director del Instituto sobre el Futuro de la Humanidad y  también del Centro Estratégico de Investigación sobre Inteligencia Artificial, ambos adscritos a la Universidad de Oxford. El trabajo en concreto fue publicado en el 2003 y podéis descargarlo desde aquí.

Pero como os digo, en esa entrada que os he comentado está la propuesta de Nick muy bien explicada y no voy a incidir más en lo mismo; aunque sí quiero aprovechar para hacer un pequeño resumen de la hipótesis alternativa (e independiente) sobre este asunto que ya os comenté en dos entradas anteriores de este blog:

http://quevidaesta2010.blogspot.com.es/2016/09/diseno-inteligente.html
http://quevidaesta2010.blogspot.com.es/2016/09/diseno-inteligente-y-ii.html

Pues bien, de manera esquemática (y para el que no tenga la paciencia necesaria para leer grandes textos de este tipo :P), decir que la hipótesis que yo defiendo se puede resumir del siguiente modo:

Observando las leyes físicas de nuestro mundo descubrimos dos cosas interesantes:

1) La física de nuestro mundo siempre aparece matemáticamente bien comportada y de modo tal que teóricamente sería posible que formase parte de una computación externa (cuando no tendría por qué ser así necesariamente, ya que podemos imaginar físicas no computables).

2) Además de computable, nuestra física parece de algún modo especial en cuanto a su "eficiencia" de computación (fundamentalmente gracias a la mecánica cuántica): lo que viene a decir que el modo en que se comporta nuestro mundo es particularmente adecuado para requerir de los mínimos recursos para su hipotético procesamiento computacional externo.

Por lo tanto, estos dos puntos nos llevan a lo siguiente:

1) O se trata de que nuestro mundo es eficientemente computable por casualidad. Es decir; que habiendo una infinidad de modos distintos en que una vida inteligente como la nuestra podría aparecer, resulta que estamos en un Universo con una física no sólo capaz de albergar vida inteligente sino que por puro azar también presenta unas propiedades que la hacen fácilmente (eficientemente) computable y muy bien comportada matemáticamente.

2) O sencillamente todo aparece de este modo tan particular porque realmente nuestro mundo ha sido diseñado (¿programado?) a un nivel trascendente (externo): es decir; que formamos parte de una simulación computacional.

Analizando estas dos alternativas vemos que el primer caso es indudablemente posible pero muy improbable: si toda física imaginable es posible, habría una infinidad de maneras distintas en que podría haber aparecido nuestro "mundo" (sus leyes), y también habría una infinidad de maneras imaginables en que podrían organizarse mundos con vida inteligente similar a la nuestra (un subconjunto infinito de mundos con vida dentro del conjunto infinito de mundos posibles, similar al subconjunto infinito de números pares dentro del conjunto infinito de números enteros), por lo que el hecho de que estemos por casualidad en un mundo computable y especialmente eficiente (fuera de la media) capaz de ser simulado mediante un hipotético procesamiento trascendental (sin que luego sea el caso) es ínfima o casi nula. Sería un fino ajuste aún mayor que el de la constantes cosmológicas, pero uno que esta vez no puede ser sorteado sólo apelando a un multiverso sin más. Por lo tanto, lo más lógico posiblemente sea aceptar el segundo punto que hemos visto antes: que sencillamente nuestro mundo forma parte de una simulación.

Un saludo.